Inicio Noticias El complicado momento del cava tras la venta de Freixenet y Codorniu
cava

El complicado momento del cava tras la venta de Freixenet y Codorniu

por J.M. Campos

La venta de la mayoría de acciones -entre el 55 y el 60%- de Codorniu (a Carlyle, fondo de inversión estadounidense) y de Freixenet (el grupo alemán Henkell adquirió el 50,7%) trae una nueva etapa al mundo del cava. En este complicado momento, cuando los cavas extremeños y valencianos parecen apuntar en una dirección y el cava catalán lo hace en sentido opuesto, cualquier movimiento ha de mirarse con lupa.

Y si ese movimiento significa implicar a los dos gigantes del cava (que engloban el 50% de la producción total), habrá que incidir en la importancia del momento. Porque parece claro que del camino que elijan los nuevos propietarios de Codorniu y Freixenet (primar la calidad o el volumen) va a servir de guía y referencia para una parte importantísima del sector.

El cava es hoy, después del champagne y a la altura del prosecco italiano, uno de los vinos espumosos de mayor incidencia y éxito en todo el mundo. La clara apuesta de varias marcas por la calidad (primero, los Classic Penedés, ahora el grupo Corpinnat) parece mostrar un camino hacia la excelencia, incidiendo en la producción propia, respetuosa con el medio ambiente y con vinos “premium” (reservas y grandes reservas), mientras otros apuestan por la cantidad y una calidad inferior, me lleva a pensar que estamos en una encrucijada donde será decisivo y fundamental el camino que se decida tomar.

No quiero olvidarme de una circunstancia que, desde hace años, es –para mi modesta opinión- importantísima para entender lo que sucede en torno al mundo del cava. Se trata de la dificultad de englobar bajo el paraguas uniforme de la D.O. Cava a mundos, geografías, variedades y climatologías tan dispares como las de Catalunya, la Rioja, Extremadura y Comunidad Valenciana.

Si uno, en el fondo, ya tiene bastantes dudas sobre para qué puede servir (o no servir) una denominación de origen, ya me dirán cómo se puede explicar a un extraño que la D.O. Cava engloba mundos tan diferentes como los citados. Y no me estoy refiriendo con ello a temas políticos (cada cual que piense y opine lo que quiera, que para eso está la libertad de expresión y las normas constitucionales) sino a la imposibilidad de entender qué tienen en común un elaborador de cava de Sant Sadurní y otro de Almendralejo, por ejemplo, más allá de que ambos pretender vender sus productos en un sector complicado como es el de los vinos espumosos.

 

 

Check Also

MH_Glasss_09116_b

Los domingos más sabrosos de Martín Berasategui en Monument Hotel Barcelona

Martín Berasategui y Monument Hotel 5GL Barcelona han diseñado una nueva apuesta gastronómica para el …

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR